Opinión: ¿RCA Divisibles?

Hay que tener presente que, si bien en Chile hay algunos casos de división de RCA, estos han sido excepcionales, y actualmente no son aceptados por la autoridad ambiental

Hace algunos días el Gobierno presentó un proyecto de ley (Boletín N° 11952-12) para modernizar el Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (“SEIA”), en el que se proponen cambios institucionales, la ampliación de las instancias de participación ciudadana, la regulación de las consultas de pertinencia con carácter vinculante, entre otros. Dentro de dichas propuestas, llama la atención la relativa a la divisibilidad de las Resoluciones de Calificación Ambiental (“RCA”).

Desde la óptica del titular de un proyecto que se somete al SEIA, obtener una RCA favorable es el resultado esperado, puesto que es el permiso o licencia ambiental que lo habilitará a desarrollar su industria. En este contexto, es interesante la propuesta de permitir que una RCA, que se obtuvo luego de haber evaluado un proyecto como una unidad, pueda ser dividida, generándose dos o más RCA con distintos titulares.

En relación con esa propuesta, hay que tener presente que, si bien en Chile hay algunos casos de división de RCA, estos han sido excepcionales, y actualmente no son aceptados por la autoridad ambiental. El argumento principal para ello ha sido evitar que, a partir de la división de una RCA, ciertas obligaciones, medidas y compromisos de carácter ambiental establecidos al momento de aprobar el proyecto, queden en tierra de nadie, sin un responsable claro.

Compartiendo dicha preocupación, me parece que sería un avance regular la posibilidad de que determinadas RCA sean divisibles, puesto que otorgaría flexibilidad al sistema en beneficio del desarrollo de proyectos. Asimismo, creo que ello se puede lograr sin comprometer la efectividad de las condiciones establecidas en la RCA original y, para ello, la propuesta del Gobierno da orientaciones sobre cuando una RCA sería divisible (cuando sea posible diferenciar los impactos ambientales y las medidas y condiciones de seguimiento), y establece un mecanismo de solidaridad para las infracciones cometidas con anterioridad a la división.

Regular la divisibilidad de la RCA no es contradictorio con la norma que prohíbe el fraccionamiento de proyectos (art. 11 bis de la Ley N° 19.300), sino complementario. Por un lado, la norma de fraccionamiento busca que los proyectos, previo a su ejecución, sean evaluados en su conjunto, aun cuando puedan comprender unidades operativas y/o temporalmente identificables, con el objeto de que exista una evaluación integral de los efectos a generar. Por su parte, la posibilidad de dividir la RCA responde a una mirada operacional, que entiende que una evaluación conjunta, no necesariamente debe forzar a que lo aprobado tenga que ser ejecutado por un solo titular. Asimismo, reconoce la importancia de que cada titular cuente con su propia RCA, por ejemplo, para efectos del financiamiento de los proyectos.

A modo ejemplar, esta herramienta podría ser útil para proyectos de generación y de líneas de transmisión que fueron evaluados conjuntamente, pero donde el óptimo es que sean operados por titulares distintos. Lo mismo podría ocurrir con proyectos mineros evaluados conjuntamente con las plantas desaladoras responsables de su suministro de agua, y/o con complejos industriales y sus plantas de tratamientos de RILes.

Espero que esta iniciativa prospere a lo largo de la discusión legislativa, y que se regule adecuadamente la forma y los casos en que es posible que una RCA sea dividida, logrando un balance entre una adecuada protección del medio ambiente y la flexibilidad para el óptimo desarrollo de los proyectos.

21 de agosto de 2018
Sebastián Abogabir
Socio Guerrero Olivos

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.