Nuevas exigencias en materia de sustentabilidad

Hasta el 31 de enero se puede comentar la propuesta de la normativa de la CMF sobre la información exigida en el reporte de Responsabilidad Social y Desarrollo Sostenible (ESG, por sus siglas en inglés) que los reguladores deben incluir en su memoria anual. La CMF justifica esta nueva normativa en su intención de “fortalecer los estándares de gobierno corporativo de las entidades fiscalizadas”.

De aprobarse la normativa tal como está propuesta, entre las más de 50 cuestiones que deberá informarse se encuentran las siguientes: combate a ciertos delitos, libre competencia, políticas de postnatal para padres, seguridad laboral, cifras de capacitación de trabajadores, políticas y cifras relativas a diversidad e inclusión, horas de actividades de esparcimiento o solidarias dentro de la jornada laboral, programas sociales, políticas sobre residuos, energía, uso del agua, biodiversidad, emisiones y muchas otras.

La propuesta de normativa plantea varias interrogantes:

  1. ¿Es relevante la ESG hoy? Parecira serlo, desde la literatura especializada hasta la evidencia empírica en materia de retornos financieros se sugiere que debiera ser una tendencia al alza, aunque debierse reconocerse que no todas las empresas tienen las mismas poibilidades de implemntarlas de la misma forma.
  2. ¿Cuánto debe involucrarse el regulador? Creemos que sólo debe involucrarse cuando hay imprefercciones o problemas de agencia. El peligro es una regulaicón que desinforma o no pone los incentivos deseados, o que establezca que todas las empresas deben adoptar las mismas prácticas con la misma intensidad.
  3. ¿Es conveniente la norma que propone la CMF? No parace adecuado pedir que todas las sociedades respondan todos los ítems, porque tienen realidades diferentes. la estandarización en las prácticas ESG puede llevar a que el regulador se involucre en las decisiones de gerenciamiento de las empresas, excediendo sus atribuciones legales. Creemos que deben ser los propios emisores los que decidan qué aspectos ESG tiene una implicancia relevante en su desempeño financiero. En definitiva, quienes administran la sociedad anónima son sus directores y no el regulador. Si se acepta una intromisión estatal, terminará este estableciendo qué es bueno o malo para la administración de una sociedad. Por ello, formar la adopción de una u otra de las prácticas, que es en lo que podría derivar la normativa, podría ser un error.

Fuente: El Mercurio
27 de enero de 2019

Roberto Guerrero V.
Socio Guerrero Olivos

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.