No ayude tanto compadre

En mis últimas columnas, lamentablemente me he dedicado a reprobar el mal trabajo legislativo en tiempos del Covid. Ahora, nos encontramos con otra ley, llena de errores y sobrecostos innecesarios: La Ley del Teletrabajo (Nº 21.220) recientemente promulgada, pero que se ingresó hace más de 2 años al Congreso.

Me motivó escribir de este tema porque en esta misma semana se informó que más de un millón de chilenos está trabajando desde sus casas. Y precisamente aquí viene la primera aclaración, que a más de alguno puede sorprender. Lo que veníamos haciendo no es teletrabajo, sino que un trabajo a distancia con el apellido Covid. Este sobrenombre viral es importante porque, producto de la pandemia, el mercado laboral se ha visto obligado a trabajar remotamente por imposición de la autoridad, de una forma más sabia y práctica que la imaginada por nuestros parlamentarios, que pareciera les cuesta entender el deseo de muchos de trabajar desde sus casas.

A pesar de que aún no termina el régimen de excepción, la nueva ley obliga desde de julio a cambiar radicalmente el sistema.

Así, esta regulación señala que el teletrabajo debe pactarse en el contrato, incluyendo el lugar donde se realizará; y estando la empresa obligada, entre otras cosas, a: (1) implementar a su costo un mecanismo fidedigno de registro de cumplimiento de jornada de teletrabajo; (2) proporcionar los equipos -incluso los computacionales-, las herramientas y materiales, y los elementos de protección personal; (3) pactar -eventualmente- pagos por uso de internet, electricidad, alimentación y otros gastos necesarios, y (4) garantizar las condiciones de seguridad y salud que el lugar del teletrabajo debe cumplir (probablemente el hogar del trabajador), confeccionando una matriz de identificación de peligros y riesgos laborales asociados a esos puestos de trabajo. Por último, copiado de otros países, se agregó el derecho a desconexión que se entendería como positivo, pero que también acarrea riesgos, incluso en perjuicio de los trabajadores.

Es una verdad de Perogrullo decir que la sobrerregulación afecta a las pymes; sin embargo, lo que más molesta es que, teniendo la oportunidad de hacerlo bien, con la experiencia de meses funcionando desde las casas, se apura una ley que llevaba 2 años en el Congreso, con costos de operación y funcionamiento que impiden lograr la flexibilidad y la tan necesaria y creciente promoción del empleo. Para eso mejor no ayude tanto… congresista (porque para “compadre” no les da).

Fuente: Diario Pulso
11 de Agosto de 2020

Ver PDF

Pedro Pellegrini R.
Director de Empresas, Socio Guerrero Olivos

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.